Usted está aquí

Visitamos 500 Startups en Ciudad de México

Por: Carolina Flores

La semana pasada pude conversar con Santiago Zavala, socio de 500 Startups México, a quien ya deben conocer por su canal de YouTube. Si no lo siguen, les recomiendo hacerlo ahora.

Así como en sus videos, Santiago fue abierto, conversador y dispuesto a enseñar lo que sabe. Hablamos de cómo empezó 500 en México en el 2010 y de la manera en la que trabajan. Para contarles un poco esa historia sin equivocarme en los datos que anoté en mi libreta*, les paso una nota de Laura Vela: "Desde 2010, la oficina de Latinoamérica que representa al fondo de inversión 500 Startups ha invertido en 86 compañías de reciente creación que en conjunto hoy generan más de 700 millones de pesos de ventas anuales y han levantado más de 850 millones de pesos en rondas de inversión subsecuentes con co­inversionistas...". Actualmente tienen abierta su convocatoria para el séptimo batch - ojo startups ticas, que aún esperan a que ustedes toquen la puerta. 

 

¿Cómo trabajan?

 

El seguimiento se realiza cada semana, con una especie de scrum meeting en donde los equipos reportan cuál es el dolor más grande que tienen en este momento y cuáles tareas están realizando para atacar ese dolor. El objetivo de esas juntas es principalmente saber en qué necesitan ayuda los emprendedores y con quién deberían ponerse en contacto: "Lo más útil es que hablen con gente que lo ha hecho", por eso semanalmente reciben mentores de Silicon Valley "que hayan logrado algo que nos sorprende". En este punto, le pido a Santiago que me explique mejor cómo funciona esto, pues soy algo escéptica de las recetas importadas y al parecer, coincidimos: "Los mentores no vienen a decir qué hacer, sino cómo lo han hecho ellos". Agrega que lo que funciona allá no necesariamente funcionará aquí y viceversa, por eso el punto es que los mentores les ayuden a que se les ocurran sus propias soluciones, es un proceso de ideación.

 

Además de las mentorías y las juntas semanales, ofrecen espacio de oficina para 4 personas del equipo y sesiones de mentoría a la medida en temas como: producto, mercadeo en línea, ventas, modelos financieros, recaudación de fondos. No menos importante, estar en 500 México ofrece el acceso a una red global de más de 200 mentores y 1500 personas emprendedoras a través de una plataforma propia. Adicionalmente, se pueden encontrar con fundadores de las startups más importantes de la región y tener contacto con clientes, inversionistas y los medios (toda esta información está en su sitio web).

 

Por el acceso a estos servicios, los equipos reciben US $65 mil dólares, de los cuales, US$ 15 mil se usan para pagar por todo el proceso que dura 4 meses y reciben US$ 50 mil de inversión semilla, a cambio de un 10% de la empresa. Santiago explica que este 10% generalmente se va diluyendo, pues su interés es que la startup tenga las mejores oportunidades para inversión y crecimiento. El ojetivo final, haciendo estimaciones rápidas, es que los fundadores tengan entre un 10 a 15% cada uno y los empleados un 20% entre todos, en un escenario bastante funcional.

 

¿Qué buscan en los equipos emprendedores?

 

Los dos elementos clave que Santiago menciona son:  capacidad para desarrollar el producto y  habilidad para generar relacionamiento en el mercado. Pero si debe priorizar, considera más importante el primer elemento, porque el segundo es lo que la aceleradora les puede potenciar a partir de la experiencia que tienen quienes la integran: "Tienes que haber vendido, pero puede ser que tu costo de adquisición de cliente sea más alto que tus ventas, eso es algo que nosotros te ayudamos a resolver".

 

Lo más importante, según planteó, es que los emprendedores tengan la capacidad de identificar los retos que tienen como equipo y como personas, que sean conscientes de ello y de lo que pueden hacer para mejorar. Pero la clave también está en que tengan claro quién toma las decisiones, "Who has the D?", porque no todos pueden tener ese rol, tiene que haber alguien con la última palabra.

 

¿Cómo atraen a las mejores startups?

 

Santiago lo dice sin tapujos: "Nosotros tenemos un programa orientado a startups que estén donde queremos que estén, no a que lleguen allí". ¿Sí entienden la diferencia? Mientras lo escuchaba, escribí entre mis notas: "¡zona de desarrollo próximo!". No quiero ponerme muy académica, pero toca poner una cita: "Se define como la distancia entre el nivel real de desarrollo, determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema, y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía del adulto o en colaboración con otro compañero más capaz" (Vigotsky, psicólogo soviético que introdujo ese concepto en 1931), o  mejor dos citas: "Para Vigotsky, dicha zona define funciones que todavía no han madurado, pero que se hallan en proceso de maduración, funciones que en un mañana próximo alcanzarán su madurez y que ahora se encuentran en estado embrionario" (David, Rodríguez y Hernández, 2011. Leer más). Este concepto se utiliza mucho con niños pero aplica también en personas adultas. Básicamente plantea que el desarrollo debe ser halado desde adelante, no empujado desde atrás. En temas de emprendimiento, desde mi perspectiva, ese debería ser el enfoque de una incubadora: no orientarse a resolver los problemas sino a brindar apoyo, siempre exigiendo un poco más de lo que ya es capaz de lograr el equipo emprendedor. 

 

En este punto, se agotó el tiempo, pero les dejo la última frase que anoté de mi conversación con Santiago: "¡Sueña más grande, exígete más!"

 

------------

* Acerca de mi libreta: ¿Sabían que el acto de escribir a mano activa procesos cognitivos más apropiados para el aprendizaje que el teclear? Si les interesa, lean aquí.