Usted está aquí

Tips para afrontar la situación del COVID-19

La situación mundial provocada por el COVID-19 no tiene precedentes. Ya empezamos a sentir sus efectos económicos, los cuales continuarán cambiando inevitablemente conforme  pasen las semanas y los meses.

Si bien esto nos afecta a todos como individuos, debemos tener consideraciones especiales sobre el futuro de nuestros negocios. El consumo de varios productos deja de ser prioridad, las personas permanecen en sus casas y algunos comercios -lamentablemente- cierran sus puertas. 

Con el objetivo de hacerle frente a este complejo panorama, les presentamos algunos puntos a fortalecer en nuestros emprendimientos y empresas:

  1. ACTITUD 

Queremos resaltar un mensaje clave, que esperamos ustedes compartan.  Estamos ante un escenario delicado, que requiere mucha resiliencia y adaptabilidad para salir adelante. 

  1. ESTRATEGIA

Posiblemente estamos experimentando un respiro obligatorio a través de las bajas en ventas. ¿Qué podemos hacer para afrontar este impacto negativo? ¡Replantear nuestra estrategia!

La coyuntura actual nos otorga el tiempo que usualmente no existe (porque estamos ocupados, tenemos emergencias o el rol diario no lo permite) para profundizar sobre nuestro modelo de negocio y la forma en que trabajamos. ¿Cuál es nuestra propuesta de valor? ¿Qué factores nos diferencian? 

Este es el momento ideal para analizar a profundidad, y como equipo, todas las áreas de mejora.
 

  1. COMUNICACIÓN 

Nuestros clientes, así como nosotros, están pasando por situaciones complicadas. El panorama actual es incierto, por lo que habrá circunstancias que no podremos prever o resolver y es importante tenerlo presente.

Nos corresponde dar un mensaje claro tanto a nuestra clientela como a nuestros socios sobre los efectos de la crisis en nuestro negocio, además de comunicar nuestro plan de acción para mitigarlos. 

Con empleados y socios, es fundamental ser transparentes respecto a nuestros prospectos económicos. Sin lugar a dudas, debemos ser responsables y cumplir con lo estipulado por la ley, sin embargo, se pueden tomar medidas menos drásticas que despidos, por ejemplo reducciones de horario o negociar pagos diferidos.

¡Eso sí! En el momento en que determinemos que es necesario tomar decisiones mayores, lo correcto es comunicarlo de inmediato. Todas las partes se benefician entre más tiempo tengamos para prepararnos.

 

  1. PLANIFICACIÓN

Todo negocio cuenta con actores externos que le acompañan: los distintos segmentos de mercado, su propuesta de valor, los canales de comunicación que utiliza, sus proveedores, aliados, intermediarios y competidores. ¿Qué cambios pueden tener todos estos en su industria, y cómo pueden afectar a nuestro negocio de forma directa o indirecta?

Nos corresponde analizar la situación de cada uno y planificar de acuerdo a la misma. La mejor recomendación: planificar para escenarios complicados.

  1. PRODUCTIVIDAD

Para bien o para mal, muchas empresas se han visto en la necesidad de adoptar el teletrabajo a raíz de la situación. Tomar estas medidas de golpe no resulta sencillo, sin embargo, este formato nos permite evaluar qué porcentaje del trabajo debe ser estrictamente presencial, no solo en esta época sino también a futuro.

Para adaptarse de mejor manera a este formato, lo ideal es crear una rutina que organice nuestras tareas diarias, semanales y mensuales. Para llevar control sobre estos pendientes, así como las horas laboradas versus productividad, podemos utilizar distintos softwares, por ejemplo Toggl. 

  1. FINANZAS

Es más importante que nunca llevar un manejo apropiado de las finanzas. En primer lugar, esto implica saber cuánto dinero tenemos disponible y calcular hasta qué momento este nos permite continuar operaciones en las condiciones actuales. Luego, implica una reducción máxima de nuestros gastos fijos. 

Son preferibles los acuerdos un poco más costosos pero flexibles, que los contratos a largo plazo. Hasta que la situación se estabilice, recomendamos aplazar las inversiones; y por último, intentemos negociar con proveedores y socios plazos más largos para pagar, tarifas reducidas o exenciones, así podremos dar un respiro a nuestro flujo de efectivo.


El escenario es nuevo y nada sencillo, recordemos que es normal no sentirnos preparados. Sin embargo, es importante mantener un espíritu optimista, planificar a futuro y tomar decisiones conforme transcurra el tiempo. 
Pueden encontrar tips adicionales, muy valiosos para sus negocios aquí.