Usted está aquí

¿Estudiar o emprender? He ahí el dilema.

Muchas veces nos hemos topado con personas que aún no tienen muy claro si deberían estudiar una carrera antes de emprender o si deberían “lanzarse al agua” con su propia idea de negocio sin terminar sus estudios.

Es fácil, tenés que estudiar y emprender. Pero, ¿ a qué me refiero con esto? (ya tenés la respuesta del blog, si querés seguir leyendo es puro deporte).

 

De cuándo los ejemplos excepcionales son lo único que vemos

Seguro han leído un montón de historias sobre cómo las empresas más grandes y exitosas del mundo fueron lanzadas por personas que no terminaron sus estudios universitarios. Steve Jobs, Bill Gates, Mark Zuckerberg y Walt Disney son de estos famosos casos que inspiran a muchas personas para asegurar que no se necesitan estudios universitarios para triunfar con un emprendimiento.

Estos casos motivan a muchas personas a dejar de estudiar, tentadas por la idea de emprender, ganar mucho dinero y ser sus propios jefes. Esto, lejos de ser un problema, representa un gran reto. La juventud se caracteriza por ser una etapa donde abundan las grandes ideas, los sueños y la energía para perseguirlos. En muchos casos vale la pena correr el riesgo.

Sin embargo, estos ejemplos son las excepciones más famosas a la regla, porque el resto de millones de emprendedores exitosos del mundo sí necesitó formarse. Un gran número de empresas prestigiosas que tienen muchas ventas fueron fundadas por personas con una importante educación y aunque este no sea el único factor de su éxito, fue una de las herramientas que les permitieron llegar a donde están.

 

Estudiar y emprender: la relación amor/odio necesaria

La decisión por cuál camino es mejor ir, no tiene por qué ser como una de las decisiones más difíciles de la vida: “con aguacate” o “sin aguacate”. La educación es muy importante y determina una buena parte de lo que podés hacer y lo que tenés que buscar complemento en tu emprendimiento. Sin embargo, un título universitario no te asegura el éxito en una empresa (y no es que exista algo que asegure el éxito en este campo).

Algunas personas creemos que estudiar es emprender y esto no lo digo en broma. Desde la persona que realiza un gran esfuerzo para terminar el bachillerato, hasta la persona que va por su tercera maestría; ambas personas terminan entendiendo la importancia de no bajar los brazos, ajustar sus estrategias y seguir estudiando hasta obtener un título. Esto viene a ser útil no solo por el contenido de lo que se estudia en sí, sino que también, termina cumpliendo el papel de lección de vida para cuando quieran tener un negocio propio, tengan metas y objetivos a cumplir.

Al final la pregunta de fondo no tiene que ver con si debo solo estudiar o si debo solo emprender, tiene que ver con tus prioridades y oportunidades. Técnicamente, ambas son necesarias en el caso de que querás desarrollar tu propia idea de negocio. Pero recordá que no hay una receta o pasos a seguir para asegurar que tu negocio vaya a triunfar o no. Lo que el estudio si te puede proporcionar es conocimiento especializado en alguna área que te pueda servir para el desarrollo de tus ideas.

No intento venderles la idea de que estudiar es mejor que emprender. Pero tampoco quisiera hacerles pensar que alguien no puede aprender de los negocios en la práctica,  y que tiene que realizar una maestría o una carrera completa en administración de negocios para tener éxito.

 

El aprendizaje: nuestro eje central

La aventura de emprender lejos de ser  fruto de una improvisación o de un derroche de motivación, termina siendo un proceso articulado y en donde es necesario aprender para elevar las posibilidades de éxito. Tomar una serie de malas decisiones por falta de preparación puede hundir una buena idea de negocio o un negocio exitoso.

En AUGE nos dedicamos a estudiar y leer mucho, creemos que es necesario probar diferentes alternativas y de validar nuestras acciones con nuestras experiencias. La experiencia siempre ha sido muy importante, llevamos cinco años de trabajar con emprendimientos ante distintas situaciones. Además, nuestros gestores también tienen sus propios emprendimientos y les toca resolver situaciones en el día a día.

“El espíritu emprendedor se puede enseñar [...] pero la pasión por una idea, por la oportunidad, esa tiene que venir del emprendedor” Caroline Daniels, profesora en Babson Collegela

El aprendizaje y lo que hacemos en AUGE logra que las personas utilicen herramientas que les permiten identificar oportunidades y desarrollar modelos de negocios exitosos. No obstante, todas estas herramientas deben extenderse más allá de los libros y la información.

“Hay ciertas cosas que se pueden enseñar: marcos teóricos, conceptos, etc., pero la única manera de aprender acerca del espíritu emprendedor es ejercerlo”  Michael Karnjanaprakorn, CEO de Skillshare.