Usted está aquí

¿Cómo emprende América Latina?

Esta última semana he tenido el placer de participar en el Octavo Seminario Taller para Profesionales del Ecosistema Emprendedor de América Latina donde pude conocer sobre las experiencias de otros países. En la actividad tuve la oportunidad de ver el ranking preliminar del 2018, sobre Condiciones Sistemáticas para el Emprendimiento Dinámico,  Costa Rica está en el 4to lugar de 15 países en total, después de Chile, Brasil y Argentina.

 

Una cuarta posición parece una buena posición, pero hay que considerar que el tener condiciones favorables en el ecosistema no significa que la estemos aprovechando, ni tampoco, que estemos obteniendo resultados destacables en la región.

 

En Costa Rica estamos en el proceso de transición de nuevas autoridades en el Gobierno y muchos estamos a las expectativas de ¿cuáles van a ser la líneas programáticas que se van desarrollar en el tema de emprendimiento? Es por eso que he considerado importante hacer una mención de algunas experiencias en otros países de la región.

 

Peru

Es muy meritorio la determinación con la que este país sudamericano está abordando el tema de emprendimiento. La primera muestra de esto es Startup Perú. La cual está evolucionando a su segunda versión. Con este programa Perú no solamente apuesta al desarrollo de su talento nacional, si no que quiere dinamizar su ecosistema siendo un centro de atracción del talento global. La otra estrategia interesante es que están promoviendo el emprendimiento como parte de la formación profesional mediante la Ley No. 30220, donde definen la incubación como parte área de investigación y premian a las universidades que desarrollan estas iniciativas. Es un destino interesante para abrir mercado en un país de 32 millones de habitantes.

 

Chile

Este país austral tiene una de las políticas más fuertes en el tema de emprendimiento. En Chile la materia de emprendimiento se valora en términos similares a la educación, la salud y el ambiente, asignado desde su política pública más del 4% del PIB en emprendimiento e innovación. Hoy la discusión es como llevarlo a un 7%. Además, la institucionalización de programas como la Corporación de Fomento de la Producción CORFO, ha contribuido a promover el fortalecimiento de un ecosistema financiando tanto convocatorias, programas de apoyo, así como la proliferación y sofisticación de incubadoras y aceleradoras en el país. Es claro por qué aparece en el primer lugar.

 

México​

El Ecosistema mexicano se caracteriza por poseer uno de los mercados más grandes. Esto ha permito la oferta de variados mecanismos de inversión para emprendimiento y variedad de programas y servicios para este proceso. Tiene instituciones vanguardia en el tema de la educación y desarrollo de metodologías como el caso del TEC de Monterrey. Pero por otra parte tienen como centro de la discusión, hacer una mirada crítica a casos como el de Silicon Valley y Telaviv, con la finalidad de concentrarse en el desarrollo de una fórmula para su propio contexto. Igualmente, están muy enfocados en concientizar el aporte del emprendimiento más allá de la facturación y valuación de las empresas, si no que resaltan la importancia en términos de renovación de la matriz productiva, la generación y calidad de los empleos, así como ser un mecanismos para generar bienestar social, atendiendo los problemas que les interesa.

 

Colombia

El país cafetalero está demostrando porque quiere destacar en la región. El enfoque de este ecosistema ha estado en la “articulación” y es por eso como se puede ver grandes programas  conjuntos, apoyados por el Gobierno Central, los Gobiernos Locales, Universidades, Cámaras Empresariales y grandes corporaciones. Un buen caso es Ruta N de la ciudad de Medellín. Es un país que está  dotando de recursos y espacios a los ciudadanos para que puedan emprender e innovar. Un buen ejemplo de la determinación que hay en Colombia por estos temas es la Universidad EAN, un centro educativo que puede ser toda una referencia ya que incorpora en su ADN el emprendimiento.

 

Argentina​

Es quizás el país más veterano en dar una mirada hacia el impulso del emprendimiento dinámico. Y es claro, pues el único que asegura haber generado empresas unicornio. Sin embargo lo más interesante de mencionar es su Ley de Emprendedores. Aquí delimitan el concepto de emprendimiento, establecen incentivos fiscales, establecen mecanismos de financiamiento, facilitan del crowdfunding y facilitan los trámites para la creación de empresas. Toda una referencia para Costa Rica que debe empezar a definir línea formales en esa materia.

 

Con estas experiencias, Costa Rica tiene elementos de referencia para construir una política pública sólida y que permita levantar un ecosistema que tiene mucho para contribuir al desarrollo del país.